La cultura de Okinawa

HISTORIA

Historia Legendaria:

La historia de Okinawa según los documentos históricos «Historia de Chuzan» (Chuzan seikan) «Genealogía de Chuzan» (Chuzan seifu) y Crónicas de Ryukyu» (Kyuyo), se inicia con la Dinastía Tensón, que gobernó durante 17.000 años. Tensón significa literalmente (según los caracteres chinos) » descendiente del cielo».

Desde el siglo X al siglo XIII existían varios jefes locales llamados «Aji» que dominaban las diversas aldeas de la isla y cuyas actividades estaban relacionadas con la recolección de cereales; estos jefes para extender sus dominios muchas veces se enfrentaban entre sí.

Los historiadores actuales creen que los historiadores del siglo XVII y XVIII eligieron a uno de estos jefes y crearon así la leyenda de la dinastía Tensón, para dar legitimidad a la línea real en Okinawa.

La dinastía Shunten es la que sucede a la dinastía Tensón, que ejerce el poder durante setenta años a través tres generaciones. Para explicar el origen real de Shunten quien surge en el siglo XII, los historiadores del siglo XVII narran lo siguiente: El padre de Shunten, Tametomo pertenecía a la familia real Minamoto que durante varios años se enfrentó a la familia real Taira en la lucha por el poder de la corte imperial de Kyoto. Como resultado de uno de esos enfrentamientos, Tametomo y sus hombres son vencidos y exiliados a lzu; durante la travesía los alcanza un tifón y luego de pasar varios días a la deriva finalmente llegan hasta las costas de Ryukyu donde un jefe local, el alcalde Osato los salva e invita a su castillo. El tiempo transcurre y así Tametomo contrae nupcias con la hija del alcalde Osato. Como fruto de esta unión nace Shunten. Poco después Tametomo y sus hombres deciden retornar al Japón, donde después de ser vencido nuevamente por la familia Taira pone fin a su vida. En Okinawa su esposa y Shunten su hijo, sin saber de su muerte, lo continúan esperando en el puerto desde donde lo vieron partir. Este puerto que actualmente se halla en la ciudad de Urasoe, se llama Machinato (puerto de espera) en recordación a ese hecho. El hijo de Tametomo, Shunten dotado de una perspicacia e inteligencia singular, fue muy admirado por su familia materna y las personas que estaban bajo el dominio de su abuelo el alcalde Osato, y con apenas 15 años se convirtió en alcalde de Urasoe. Durante su reinado la situación política económica y social tuvo un gran desarrollo en Okinawa.

El Imperio Ryukyu

En el siglo XIV, durante el periodo Sanzan existían pequeños y varios dominios cada uno bajo la influencia de los «Aji» (caudillos locales) que luego pasan a ser unificados en tres principales: Hokuzan, Chuzan y Nanzan y corresponden a las actuales región norte, centro y sur también conocidos como Kunigami, Nakagami y Shimajiri. El liderazgo político de los «Aji» seguía las pautas de una federación tribal, apoyadas en la fidelidad y solidaridad de cada uno de los pequeños jefes regionales, cuya economía estaba basada en el comercio y la agricultura.

Los alcaldes de estos tres principales dominios eran investidos por los emperadores chinos, con quienes se establecían relaciones comerciales. Durante casi un siglo la lucha por el poder entre estos tres dominios continuó sin cesar pero a comienzos del siglo XV un poderoso líder, Sho Hashi oriundo de Sashiki (Nanzan) luego de veinte años de lucha, toma el poder sobre estos tres dominios y en el año 1429 funda la primera Dinastía Sho, estableciendo el Reinado de Ryukyu. Luego de subir al trono Sho Hashi ímplementa varios cambios en el imperio, tomando como modelo el sistema de la Corte imperial de China. Establece la capital en Shuri ordenando la construcción del estanque que rodea el castillo (Ryutan) y desarrolla también el puerto de Naha para promover el comercio exterior.

La segunda dinastía Sho se inicia en el año 1469. Desde el año 1477 hasta el año 1526 durante el reinado del rey Sho Shin se considera qué fue la época de oro del Imperio Ryukyu. Dentro de la historia de Okinawa es el período de mayor prosperidad y paz, donde acontecen importantes cambios a nivel político, económico y social. No obstante hubo dos rebeliones significativas durante su reinado. La rebelión de Oyake Akahachi en Yaeyama (1500) y la de Gushikawa en la isla de Kume (1507).

Podemos enumerar once trabajos realizados por Sho Shin:

1   — Protección del Budismo.
2   — Reducción de las tasas de impuestos.
3   — Dominación de las islas de Yaeyama y Miyako.
4   — PROHIBICIÓN DE PORTACIÓN PRIVADA DE ARMAS.
5   — Concentración de todos los alcaldes en la capital de Shuri.
6   — Establecimiento de la burocracia política y sistema de clases sociales.
7   — Establecimiento de leyes y órdenes gubernamentales.
8   — Introducción de la música y arte en el palacio real.
9   — Fortalecimiento de las relaciones con China.
10 — Establecimiento del sistema religioso con una sacerdotisa suprema.
11 — Restauración del castillo de Shuri y otros castillos aledaños.

La restauración del castillo de Shuri es uno de los aspectos que acapara la atención; el mismo se halla ubicado en el punto más alto de la colina de Shuri y desde allí se conseguía ver en todas las direcciones. Rodeado en los cuatro lados por el turquesa del mar, era el sitio ideal para controlar todo el Imperio. Sho Shin y sus hombres utilizaron todas las técnicas en la restauración del castillo logrando crear una maravillosa residencia para la familia real. Si bien el Imperio de Ryukyu rigió un pequeño país, el desarrollo del comercio exterior determinó su grandeza; y el castillo de Shuri era para cada uno de los habitantes, un símbolo que los enorgullecía.

COMERCIO EXTERIOR

El Imperio de Ryukyu como país agricultor fue pobre, pero aprovechando su posición frente al mar orientó su desarrollo hacia el comercio exterior, actividad que llevo a cabo durante doscientos años, desde el siglo XIV al siglo XVI, con países del sudeste asiático, Japón, China y Corea. Según los historiadores, el progreso del reino no hubiera sido posible sin la existencia del comercio exterior y viceversa.

Todos los productos del este y sudeste asiático eran redistribuidos desde el puerto de Naha. Desde Ryukyu, sables japoneses, laqueados, abanicos, tejidos eran cargados con destino a China, de allí regresaban lozas, porcelanas, tejidos labrados, hierbas medicinales, monedas al Japón. Los buques de Ryukyu, cargaban desde el sudeste asiático perfumes, cuernos de ciervos, hierro, estaño, marfil, azúcar, artesanías etc. y lo enviaban al Japón, China y Taiwan.

El comercio exterior del Reino de Ryukyu tuvo su apogeo en el siglo XV; en el siglo XVI cuando los buques españoles y portugueses comenzaron a circular libremente por el este asiático y los límites del comercio por parte de la China comenzaron a ser más flexibles, facilitando el intercambio directo entro los países del sudeste asiático y Japón, el comercio exterior del imperio Ryukyu comenzó a declinar.

Hay testimonios interesantes que han dejado los mercaderes portugueses del siglo XVI acerca de los mercaderes del reino de Ryukyu, afirmando que eran honestos, trabajadores y muy justos:

«Ellos, los mercaderes de Ryukyu, son personas dignas de confianza. No compran esclavos, y si surgiesen graves hechos nunca venderían a sus compatriotas como esclavos (abreviado)»(…) «Ellos son blancos, siempre bien vestidos, superiores a los chinos y muy dignos. Se dirigen a la China en busca de las mercancías, luego desde Malaca se dirigen hacia la China y Japón para realizar el intercambio cultural (abreviado). Los Lequios (hombres de Ryukyu) si bien realizan las ventas en base a la confianza mutua, cuando surgen inconvenientes respecto al pago de parte de los clientes hacen frente a ello con un sable en la mano (abreviado) Son honrados y más dignos de confianza que los chinos.»

OKINAWA PASA A SER UNA PREFECTURA DEL JAPÓN (1879 — 1945)

El virreinato Satsuma de Kyushu, viendo los dividendos que se obtenían a través del comercio exterior, decide atacar y tomar posesión del Reino de Ryukyu en el año 1609; su entonces rey Sho Nei fue tomado prisionero y llevado a Satsuma. Durante los trescientos años posteriores el reino de Ryukyu se mantuvo fuertemente ligado al virreinato de Satsuma y la China.

El inicio de la era Meiji en 1868 trajo aparejados cambios en el reino de Ryukyu. En el año 1872 el Gobierno Meiji declara al Reino de Ryukyu como virreinato, incorporándolo forzosamente al Japón.

La disolución del imperio Ryukyu comienza con la abdicación del rey Sho Tai y su traslado a Tokio. En el año 1879 Okinawa pasa a ser una prefectura del gobierno japonés. Sin embargo el gobierno decide no establecer cambios debido al temor de una reacción violenta por parte del pueblo okinawense en virtud a los acontecimientos desarrollados. Este fue uno de los motivos por el que el pueblo tuvo que soportar el peso de graves impuestos como herencia del Reino Ryukyu.

Las primeras modificaciones importantes recién se llevan a cabo a comienzos del siglo XX. Paulatinamente se comienzan a producir los primeros cambios en Okinawa. Se determina la abolición de categorías, liberando así a los siervos, se pasa del sistema de copropiedad al sistema de propiedad privada. Se fundan escuelas, primero en Shuri, luego en Naha y progresivamente por toda la prefectura. De esta manera el pueblo pudo peticionar ante el gobierno. No obstante ello hubo situaciones muy injustas para con el pueblo; los mejores puestos eran ocupados por descendientes de la prefectura de Kagoshima por tal motivo fue muy difícil para el pueblo okinawense mantener el control de las actividades políticas – económicas durante ese época.

PERÍODO DE OCUPACIÓN MILITAR AMERICANA (1945 — 1972)

Los veintisiete años de ocupación y mandato de las fuerzas militares americanas fueron consecuencia del fracaso bélico de Japón. El enfrentamiento en Okinawa es calificado como «Tempestad de Hierro» y en los tres meses que duró, desde abril a junio de 1945, Okinawa se transformo en un manto negro. No solo hubo pérdidas de bienes personales sino de todo un bagaje cultural sustentado a través de varios siglos que fue aniquilado por la «Tempestad de Hierro», perdiendo sus vidas 150 mil okinawenses.

La posición geográfica de Okinawa respecto a Japón, China y los países del sudeste asiático fueron una razón muy importante para la ocupación militar americana, y resultó ser un punto estratégico para controlar sus movimientos. Con el Tratado de Paz de San Francisco firmado entre el Gobierno americano y japonés el 8 de septiembre de 1951, se deja en manos de América el gobierno de Okinawa. Este Tratado fue denominado en Japón «Tokageno sippo kiri» (pérdida de la cola del lagarto).

Durante el período de ocupación militar, Okinawa fue gobernada por tres poderes: La USCAR (Administración americana civil de las islas de Ryukyu) GRI (Gobierno de las islas de Ryukyu) y el Comisario Superior.

La USCAR fundada en 1950 tenía como principal función, el cumplimiento del gobierno y proyectos por parte del ejército militar americano. Con la fundación del GRI se comienzan a promover las diferentes obras públicas: Correo y Telecomunicaciones, Transporte público, Juzgado y otras legislaciones Sin embargo el poder supremo estaba en manos del Comisario Superior, quien podía negar un fallo de la Corte, oponerse al representante elegido por el pueblo okinawense, como así también a las disposiciones legales del GRI.

El establecimiento de las bases militares fue uno de los problemas más graves durante el período de ocupación, la utilización de extensas áreas mermaron las posibilidades de desarrollo económico – social de la isla. Los entrenamientos militares no solo causaron agravios respecto a la naturaleza, sino que crearon una ola de pavor en la población (por temor a las balas perdidas) El ruido de los aviones militares y sus consecuencias, es un problema que aún hoy después de veinte años de la restitución perdura.

No obstante ello hubieron hechos positivos durante este período; con la ayuda económica del gobierno americano se desarrollaron obras viales y fundaron importantes edificios públicos, el Museo histórico de Shuri y la Universidad Nacional de Ryukyu, son un ejemplo de ello. También gracias a becas otorgadas por el gobierno americano, muchos jóvenes okinawenses tuvieron la oportunidad de estudiar en América.

GOBIERNO – SOCIEDAD

Durante los 27 años de ocupación (1945 — 1972) el ejército militar americano violó las leyes internacionales, porque según el Tratado de Seguridad firmado entre América y Japón en el año 1952 (art. 3) se reconocía la soberanía de Japón sobre Okinawa pero en realidad siempre estuvo bajo dominio de América.

El 1º de abril de 1945 se establece en Hija (barrio perteneciente a la aldea de Yomitan) por decreto, el Gobierno Marino creándose los campos de concentración. En octubre, los ciudadanos que habitaron esos albergues pudieron regresar a sus hogares pero las cicatrices de la guerra fueron tan profundas que se necesitó bastante tiempo para el retorno a una vida normal.

En diciembre de 1950 este Gobierno Marino fue reemplazado por la USCAR (Administración Civil de las islas de Ryukyu) y luego en junio de 1957 por orden del presidente se establece el cargo de Comisario Superior en reemplazo al de Comandante de las Fuerzas Militares. Este Comisario Superior ejercía las funciones administrativas, legislativas y judiciales del pueblo okinawense.

En abril de 1952 fueron abolidos los gobiernos independientes de Okinawa, Yaeyama y Miyako para pasar a depender únicamente del Gobierno de las islas de Ryukyu (GRI) entidad creada por la USCAR.   El GRI ejerció poderes legislativos, Judiciales y ejecutivos. La administración del GRI estuvo a cargo del Comisario Superior y solo en octubre de 1968, cuatro años antes de la restitución, el pueblo pudo a través del voto elegir a la persona para este cargo. El cuerpo legislativo estaba compuesto por representantes elegidos por el pueblo.  El poder judicial a la vez estaba compuesto por la Corte Suprema de Justicia Corte Regional de Justicia, y el Tribunal de Justicia – Las leyes, decretos y proclamaciones eran promulgados por el Comisario Superior pero siempre basados en las órdenes del Presidente de América, para que estas fuesen emitidas dentro del contexto de las leyes americanas. La ocupación militar de Okinawa fue primordialmente una estrategia militar, por ello la política americana le dio prioridad a las bases militares a costa de la violación de los derechos básicos del ciudadano okinawense.

La libertad de palabra y la libertad de entrar y salir de Okinawa fueron reprimidas, los prejuicios incesantes originaron constantes conflictos entre la comunidad y las bases militares americanas y es así como comienzan a surgir los movimientos de protesta por la seguridad y libertad civil básica, por la abolición del mandato americano y la restitución de Okinawa al Japón. Debido a que estos movimientos comenzaron a cobrar cada vez mayor intensidad, el gobierno de America se vio en la necesidad de replantear la política respecto a Okinawa. A mediados de los años 60 América comenzó a negociar con el gobierno japonés respecto a la restitución de Okinawa y el retiro de las bases militares.

En noviembre de 1967 el primer ministro Sato y el presidente Johnson, en declaración conjunta expresan que las actividades inherentes a la restitución de la administración política de Okinawa a Japón, se llevaría a cabo sin incidentes y paulatinamente. En noviembre de 1969 en declaración conjunta Sato-Nixon, se confirma la restitución de Okinawa para el año 1972. Sin embargo el pueblo okinawense reaccionó violentamente pues comprendió que el acuerdo Sato – Nixon no solo violaba el tratado de seguridad nipo-americana sino que se consentía la libre utilización de bombas atómicas en Asia y la libre utilización de las bases militares americanas en Okinawa.

Así y todo se comenzaron a realizar los preparativos y en junio de 1971 se acuerda la devolución de la administración política de Okinawa al Japón. Finalmente el 15 de mayo de 1972 oficialmente se realiza la restitución. Si bien este fue un hecho celebrado, las condiciones en las que se llevó a cabo, distaban de los anhelos del pueblo okinawense. Algunos artículos del Tratado de Seguridad fueron violados y el 53% de las bases militares americanas se concentraron en Okinawa; aun hoy se observa volar a los aviones B-52 sobre las bases situadas en Kadena. Actualmente continúan las prácticas militares y este es un hecho que genera mucha intranquilidad en la población debido a que temen que alguna bomba nuclear estalle en Okinawa. Las bases militares se han convertido en uno de los problemas mas graves del pueblo okinawense. Después de la restitución, el Gobierno Japonés dicta siete leyes de restitución, cuyos objetivos principales eran promover el desarrollo industrial en Okinawa y establecer el control de las bases militares.

Las 4 leyes más importantes son las siguientes:

1 — Regulación del uso de las bases militares y del trabajo en las bases de los ciudadanos okinawenses.
2 — Legislación especial respecto a entidades relacionadas con la defensa.
3 — Medidas especiales para una integración sin inconvenientes, a la política administrativa del Japón.
4 — Medidas especiales para promover el desarrollo de Okinawa.

Estas leyes no fueron satisfactoriamente implementadas. Si bien el deseo de los ciudadanos era desarrollar industrias acordes a los recursos naturales existentes y al esfuerzo humano, el Gobierno japonés dando prioridad a las ganancias del país sobre los de Okinawa, creo por ejemplo instalaciones para el almacenamiento de combustible. Según las estadísticas del año 1988 el impuesto per cápita del ciudadano okinawense era aproximadamente de un 73,2% y el nivel de desempleo 2,3%, casi el doble respecto al promedio del país en general. La resolución de estos problemas exigiría por parte de la prefectura un esfuerzo aun mayor.

ECONOMÍA:

Durante los 27 años de ocupación militar, la economía de Okinawa fue sustentada por actividades emanadas de las bases militares. En un momento la economía okinawense fue prospera, pero esta prosperidad no era independiente, fue un anexo respecto de la estrategia militar americana.

Situación económica antes de la Restitución:

Tomando como referencia las investigaciones realizadas, antes de la restitución el progreso económico de Okinawa estaba estrechamente ligada a las actividades militares. Podemos citar dos ejemplos al respecto:

1) Las ganancias obtenidas a través de la venta de chatarra (restos de la guerra) por parte del Gobierno de Ryukyu al Gobierno militar americano.

2) La guerra de Vietnam de mediados del año 1960, produce una caída momentánea de la economía.

Durante el período pre-restitución, el déficit internacional fue cubierto con divisas provenientes de las bases militares americanas. En los años 1950 el ingreso per cápita había llegado al nivel de la pre-guerra.

En el año 1958 se produce el cambio de moneda, del B yen al dólar americano. Con este cambio, Okinawa tuvo la posibilidad de entrar directamente en el Mercado internacional.

Sin embargo debido al fracaso respecto a la política de protección de los productos exportados, tanto de parte del Gobierno de Ryukyu como del gobierno militar americano, la industria de exportación en ese período ocupo una posición vulnerable. En resumen antes de la restitución, la industria era pobre, con una estructura económica basada a su vez en otra industria.

Situación económica después de la Restitución:

Con la restitución de Okinawa al Japón en 1972 y la formulación de las medidas especiales para promover su desarrollo, se comenzó a perfilar la posibilidad de librarse de una economía dependiente y lograr lo más pronto posible, el mismo nivel económico que el resto del país, basándose en las características particulares de Okinawa, en última instancia el objetivo era crear una prefectura pacífica y abundante.

Sin embargo este proyecto de desarrollo presentó muchas dificultades para su concreción. En el momento que fue elaborado, la situación económica de Okinawa era brillante, pero la baja del dólar, la escasez de combustible, la revisión de medidas ineficientes y la depresión industrial luego de la Exposición Oceánica de 1975 (Expo Ocean ’75), la continua ola de despidos de trabajadores okinawenses de las bases americanas, triplicó el índice de desempleo nacional. Los economistas actuales afirman que las bases militares americanas, no contribuyeron en el desarrollo económico post-restitución, el afianzamiento de estas bases en la región central de la isla, impidió el desarrollo industrial, los planes de urbanización y sistema de tráfico de esa área; como resultado de esto las industrias primarias y secundarias no pudieron desarrollarse, lo cual colocó a Okinawa en la necesidad de depender de las otras prefecturas para obtener los diferentes productos, que lógicamente se encarecían debido a que se incluía una tasa de transporte.

La economía post-restitución se puede resumir de la siguiente manera: de 1972 a 1977 es un período de inestabilidad económica, la ayuda recibida por parte del gobierno japonés y la realización de la Exposición Oceánica, desarrolla la economía momentáneamente, luego la escasez de combustible y la baja del dólar provocan una recesión económica, desde 1977 en adelante se elaboran ajustes económicos y se inicia así la reconstrucción de la economía de Okinawa.

LA ESTRUCTURA INDUSTRIAL

Una explicación concisa acerca de las industrias en Okinawa sirven para entender las condiciones económicas actuales de esta Prefectura. Okinawa es una Prefectura estructurada en base a industrias independientes: Industria terciaria (turismo-comercio) Industria secundaria (construcción y manufactura) Industria primaria (forestación, agricultura y actividad pesquera) En el año 1987 el porcentaje de productos se distribuía de la siguiente manera: 77,8% Industria terciaria, 21,1% Industria secundaria y un 3,8% Industria primaria.

La industria más importante es el Turismo, visitar los monumentos recordatorios de la 2da Guerra Mundial, es una de las características del turismo okinawense, sin embargo después de 1980, comenzó a promoverse el turismo marino, aprovechando las riquezas naturales de la isla, su clima tropical. El número de turistas aumenta año tras año y se estima que la cifra anual asciende a 3 millones.

Respecto a la actividad comercial, las pequeñas y medianas empresas van progresando moderadamente y actualmente se perciben esfuerzos tendientes a la sistematización y modernización.

Respecto a la industria manufacturera, los productos más relevantes son: carne, leche y derivados, azúcar, cerveza, awamori (bebida alcohólica destilada del arroz típica de Okinawa) cemento, petróleo y sus derivados, hierro además de cerámicas laqueados, tejidos, artículos de vidrio y otras artesanías típicas que debido a la popularidad que ha alcanzado entre los turistas, hace necesario el incremento de su producción.

Después de la Restitución, la industria constructora contribuyó bastante respecto al turismo y a la economía local. La construcción de muchas infraestructuras se llevan a cabo: rutas, puertos, aeropuertos, edificios de departamentos fueron construidos a una velocidad increíble. Pero actualmente debido a la situación económica, el ritmo en la industria constructora ha disminuido notablemente. Respecto a la agricultura, (la caña de azúcar) la ganadería también tienen un alto grado de productividad. Le continúan las flores y vegetales. Otros productos agrícolas incluyen: tabaco, té, frutas tropicales y sericultura. Recientemente la venta de flores y frutas tropicales de Okinawa en el mercado japonés ha manifestado un brusco crecimiento.
La industria forestal no se ha desarrollado debido a que esta prefectura carece de recursos naturales de este tipo. Respecto a la industria pesquera en Okinawa se desarrolla principalmente en la zona costera y en menor grado en altamar y en aguas dulces.

Actualmente, si bien en menor grado, también se observan actividades relacionadas con la piscicultura. Los ejemplares mas importantes en la industria pesquera son el bonito y el atún.

EDUCACIÓN
Antes de la guerra:

La educación moderna se inicia en 1872. Las leyes educativas de 1879 y luego la Revisión de las leyes educativas de 1880 fueron las bases de su progreso. El gobierno de la Era Meiji, cuando en 1879 anexa a Okinawa como una prefectura más, anuncia que no iba a realizar reformas a nivel social, económico y político en virtud a que preveía una reacción desfavorable de la población, sin embargo si realizo reformas en el área educativa. Un año después del anexamiento de Okinawa al Japón, en 1880, en cada una de las prefecturas se implemento la escolaridad primaria, secundaria y la escuela normal. Hasta estallar la 2da Guerra Mundial en 1945, el sistema educativo en Okinawa era igual al resto del Japón.

Despues de la guerra:

Después de la guerra, la escolaridad primaria y secundaria continuó sin interrupción, y en 1947 el sistema fue totalmente revisado. Solo en Okinawa que además pasó a ser dominada por el Gobierno militar americano, el sistema educativo fue quebrantado. Hasta el año 1948 aparentemente parecía no existir cambios en el sistema educativo, pero en las escuelas de Okinawa, Miyako y Yaeyama, los métodos educativos, currículo, material didáctico e instalaciones educativas eran diferentes.

El restablecimiento del sistema educativo en Okinawa después de la guerra demandó bastante tiempo y esfuerzo.
En mayo de 1945 se inicia la educación escolar, en mitad de la guerra, al fundarse en ciudad de Ishikawa, la escuela primaria de Shiromae. Dicha escuela fue llamada «Escuela Cielo Azul» porque carecía de techo, paredes, por supuesto no había ni textos, ni pupitres y los niños se reunían tan solo para cantar.

En el año 1946 son fundadas la escuela primaria, secundaria y la Escuela Educativa de Okinawa (para formar profesores). En este mismo año al establecerse el Gobierno Civil de Okinawa, se promulgan algunas leyes respecto al sistema educativo, según estas leyes, la educación se dividiría de la siguiente manera: 8 años de primaria y 4 de secundaria, en julio se establece la escuela secundaria para los que trabajan y en agosto se funda la Escuela de lenguas extranjeras en Okinawa.

Después de la guerra se puede afirmar que no hubo una reforma realmente genuina respecto a la educación. En 1948 tomando como base el sistema educativo de Japón, se publica el «Libro de mano de las reformas educativas»: de esta manera el sistema educativo de Okinawa queda determinado en 6-3-3 (6 años de primaria- 3 de intermedia- 3 de escolaridad secundaria) pero la escolaridad obligatoria era 9 años, entre estas reformas educativas se incorpora también la escolaridad mixta.

Estas reformas debían ser aprobadas o por el gobierno militar americano o por el gobierno civil de Okinawa, por ello la aplicación eficaz de estas leyes originó bastantes inconvenientes. En mayo de 1950 es fundada la Universidad de Ryukyu.

La educación después de la Restitución:

Con la Restitución acontecida en mayo de 1972, la educación en Okinawa pasó a ser controlada por el Ministerio de Educación, Ciencias y Cultura que era el mayor órgano educativo del Japón.

El sistema educativo actual es 6-3-3-4 (6 primaria, -3 intermedia, -3 superior, -4 universidad). La primaria e intermedia son considerados como educación obligatoria.

A nivel prefectural la administración educativa esta a cargo de la prefectura y de las comisiones educativas municipales. En Okinawa además de la comisión educativa prefectural, hay 53 comisiones municipales; la comisión educativa prefectural que es el órgano administrativo principal, esta compuesto por 5 miembros quienes son nombrados por el gobernador previa aprobación de la Asamblea. La Comisión educativa prefectural consta a su vez de un Interventor que es nombrado por la comisión, con la aprobación del Ministerio de Educación, Ciencia y cultura.

La Comisión Educativa Prefectual determinó la siguiente política educativa:

1 — Promover el desarrollo educativo.
2 — Formar jóvenes física y psicológicamente vigorosos.
3 — Promover el aprendizaje a lo largo de la vida.
4 — Preservar, transmitir y desarrollar la cultura nativa.
5 — Promover el desarrollo y mantenimiento de la salud y fuerza física.
6 — Crear recursos humanos capacitados para vivir acordes a las transformaciones ambientales.

Luego de la restitución, la educación en Okinawa tuvo un desarrollo vertiginoso. Los cargos educativos eran determinados por las comisiones educativas prefecturales y municipales, y tanto el salario como el nivel formativo de los educadores eran semejantes a los del resto de las prefecturas. Las escuelas superiores fueron aumentando, las escuelas primarias comenzaron a florecer, respecto a la enseñanza superior, las carreras cortas, universidad curricular de 4 años, la educación social iniciaron su desarrollo.   Los deportes, la educación física son promovidos. Se crean gimnasios y predios deportivos en todas las escuelas.   No obstante detrás de todo esto surgen algunos inconvenientes, la disminución de la población escolar en las zonas urbanas y en otras islas alejadas de Okinawa, forjan el cerramiento de algunas escuelas debido a la falta de alumnos.

Para aquellos que desean continuar los estudios superiores, se cuenta con 3 Universidades (una estatal y dos privadas) además de establecimientos para el estudio de carreras cortas, y la Universidad prefectural de Bellas Artes. Según las estadísticas de Mayo de 1991, el 90% de los alumnos de la escuela secundaria del ciclo básico continúan el ciclo superior, y el 19.4% de los egresados de dicho ciclo, realizan su ingreso en las diferentes universidades.

RELIGIÓN

En Okinawa no existe una religión con las características del cristianismo, budismo o mahometismo, pero sí una creencia religiosa, el ANIMISMO y el SHAMANISMO, que bajo las influencias del sintoísmo, budismo y taoísmo del Japón y la China le dieron su peculiar característica.

Animismo: según esta creencia en cada uno de los elementos de la naturaleza existe un dios, Uganju, dios del bosque; Utaki, dios de la colina; dios del manantial etc., cuya característica básica es la de dar protección; de estas creencias surgen los diversos ritos y ceremonias. Los labriegos antes de la época de las cosechas, rezan por la productividad de las mismas y luego para agradecer y pedir por la del año siguiente; antes de salir de viaje también rezan para solicitar protección y al regreso de igual manera para agradecer el haber cuidado de ellos durante la travesía, Respecto a los grandes árboles y piedras se los venera por considerar que los protegerían de los espíritus malignos.

Shamanismo: la figura más importante dentro de ella es la Yuta, especie de médium a través de la cual se puede establecer contacto con el otro mundo, este rol esta centrado en una mujer y aún hoy su presencia es de gran peso popular.

Kaminchu: es la sacerdotisa encargada de oficiar las fiestas religiosas en las aldeas, la mayoría de ellas eran elegidas de entre familias privilegiadas (debido a que se requerían determinadas condiciones) Actualmente, esto no es condición primordial, solo basta con representar ese rol.

Desde la China al Japón y de allí a Okinawa ha llegado también el arte de la adivinación, este adivino en Okinawa es conocido con el nombre de Sanjinso = persona que adivina el pasado, presente y futuro. En Okinawa se acostumbra ir a consultar el porvenir a estas personas.

Hinukan (dios del fuego): En la cocina de cada casa okinawense se puede observar la presencia de una imagen divina llamada Hinukan o Umichimun o Ukama, constituido por tres piedras del tamaño del puño de un adulto, que simboliza una cacerola con comida cocinándose. Este dios del fuego es atendido por el ama de casa, quien reza ante el pidiendo por la protección de la familia y otros asuntos domésticos.
Esta imagen era venerada mucho antes de que se introdujera la tablilla mortuoria budista (Ihai).

Actualmente debido a la falta de espacio, esta imagen fue reemplazada por una vasija redonda de aproximadamente 12 cm. de diámetro en la cual se coloca el Uko (incienso).

Culto a los antepasados (Sosen Suhai): La tablilla mortuoria budista (Ihai) se introduce en Okinawa a través de la China y el Japón conjuntamente con el budismo. En cada casa existe un cuarto principal donde se ubica el Butsudan (es una especie de altar) dentro de ella se encuentra el Ihai que tiene aproximadamente 25 cm. de ancho construida en madera y laca; esta dividida en dos partes, una superior donde aparecen los nombres de todos los hijos varones fallecidos en letras plateadas y en la parte inferior el nombre de sus esposas, este rito tiene influencias de la cultura China y en cada famila Okinawense el culto a los antepasados se realiza a través de esta tablilla. Debido a que las sepulturas se hallan en lugares aledaños a las aldeas, solo se visitan en determinadas fechas como p/e Festival del comienzo del verano, Seimeisai o en dialecto Okinawense Shimi, en el que los familiares de la línea paterna se reúnen frente a la tumba ofrendando y compartiendo los diversos platos típicos, Tanabata (el día 7 de Julio del antiguo calendario lunar) Guso Shogatsu (Año nuevo de los difuntos) que se celebra el 16 de enero del calendario lunar. En Okinawa los ritos relacionados con la tablilla mortuoria o las sepulturas aún hoy se mantienen fuertemente preservados.

Podemos encontrar en los cruces de los caminos, o las esquinas de las casas unas piedras o especie de placas de mármol o semejantes llamadas Ishigantou, que protegerían contra los malos espíritus, esta creencia es un resabio de las influencias de Taoísmo en Okinawa.

KARATE

La esencia del Karate okinawense esta resumida en las palabras del maestro Funakoshi Gishin (1868 — 1957) «Karate Ni Sente Nashi»: En el Karate no hay primer ataque. Una de las artes marciales, es básicamente un arte de defensa personal, orientado al logro del control de los instintos de preservación personal que todos los seres humanos poseen. Las características apacible, cortés, pacifica de la cultura okinawense se considera que es el marco ideal para el desarrollo de este arte. En relación a los países que no poseían armamentos, (Okinawa entre ellos) existe una interesante anécdota cuyo personaje es el célebre emperador francés y considerado como uno de los más maravillosos soldados; Napoleón Bonaparte. Cuando dos ingleses comentaron al Emperador que durante un viaje a Okinawa en el siglo XIX comprobaron que este país carecía de armamentos. Napoleón sumamente asombrado pregunto ¿No tienen armas ni cañones? incrédulo ante la respuesta negativa, inquirió sí usaban; flechas, lanzas, o navajas o sables. Al oír la respuesta se dice que Napoleón comentó la siguiente: «¿Realmente no poseen armamentos? no puedo creer que existan personas que no tengan interés en la guerra.» Teóricamente el Karate es un entrenamiento psico-físico que lleva a una mayor comprensión o conocimiento de sí mismo y del mundo. No es un deporte competitivo ni violento, y el quebrar trozos de maderas o bloques no es meramente un ejercicio de entrenamiento físico. El Karate es esencialmente un entrenamiento de control psico-físico, un buen entrenamiento del mismo conlleva a la persona a adquirir una fuerza psicológica que le permite hacer frente tanto a los ataques físicos provenientes del exterior como a las presiones internas de manera más eficaz. Los orígenes del Karate se remontan al siglo XV, como un arte defensa personal, fue llamado Te y floreció durante el imperio de Rey Sho Hashi. En ese período el Imperio Ryukyu fomentó el intercambio comercial y cultural con los países de Asia y del sudeste asiático, y se considera que el Te se desarrolla a partir de ese intercambio, especialmente la posibilidad de un contacto más cercano con las artes de defensa personal de la China, conocida como To-Te. Como resultado de la invasión de Satsuma en Okinawa en el año 1609, el Karate comienza a desarrollarse aun más, debido a que Satsuma retira todos los armamentos prohibiendo el uso de las mismas y sancionando toda actividad relacionada a ellas.

PRÁCTICA DE KARATE

Esta prohibición se mantiene durante 300 años pero el entrenamiento del Karate es realizado secretamente en el seno de las familias aristocráticas de Okinawa, trasmitiéndose de padres a hijos. El peligro que demandaba la práctica secreta del Karate, hizo por el contrario, que en cada uno de los habitantes naciera el deseo de preservar y trasmitir este arte.

Entre fines del siglo XVII y comienzos del siglo XVIII, esta preservación, da nacimiento al arte actual de Okinawa, la cual surge como combinación del Karate chino To-Te y del Te de Okinawa.

En el siglo XIX el Karate de Okinawa se desarrolla hasta adquirir las características particulares con que actualmente se conoce, sin embargo, la práctica de este arte solo estaba reservada para las familias aristocráticas y se lleva a cabo secretamente.

Cuando Okinawa se libera de Satsuma y paso a formar parte del gobierno japonés como una prefectura más, el Karate pudo ser practicado abiertamente por toda la población. En el año 1904 la difusión del Karate culminó con la incorporación de ella en el programa de educación física de las escuelas públicas de Okinawa.

En 1922 Funakoshi Gichin presenta en Japón por primera vez este arte y así comienza a ser más conocido. En el año 1931 es oficialmente reorganizado por una asociación encargada de sistematizar las artes marciales el «Nihon Butoku Kai»

Al culminar la segunda guerra mundial, el gobierno militar americano prohíbe la práctica del Judo y Kendo por considerarla elemento militarístico; como resultado de ello, muchas personas se vuelcan a la práctica del Karate. Después de la guerra la obtención de los elementos para la práctica de cualquier deporte, resultada muy difícil, es por ello que en el Karate, al no existir este inconveniente, adquirió gran popularidad en Japón.

Actualmente existen en Okinawa dos escuelas de Karate: Shorin Ryu o «Shurite» y Shorei Ryu o «Naha Te» Shorin Ryu que se desarrolla en Shuri y Tomari (dos sectores actualmente pertenecientes a la ciudad capital de Okinawa, Naha) se caracteriza por sus rápidos movimientos corporales mientras que el Shorei Ryu originado en Naha es por el contrario de movimientos mas lentos. Estudiantes no solo del Japón, sino también del extranjero llegan hasta Okinawa para realizar sus estudios en una de estas dos escuelas. Además en muchos lugares en el extranjero se han abierto sucursales de estas escuelas, indicando el grado de reconocimiento mundial de este arte.

BIBLIOGRAFÍA REFERENCIAL

Matsumura Suiko: «Okinawa no dento somemono-Bingata» (Tejido típico okinawense Bingata) Editorial Educativa, 1991.
Semanario Okinawa Times: «Folklores de Okinawa» enero a junio de 1968
Funakoshi Gichin: «Karate-Do Kyohan» Editorial Kodansha Internacional, 1973
Hirayama Ryomei: «Okinawa Koten bungaku» (Literatura Clásica okinawense) Ediciones Mugi, 1990
Ikemiya Masaharu: «Ryukyu bungaku ron» (Ensayos sobre Literatura de Ryukyu) Ediciones Okinawa Times Cia, 1976
Departamento de Relaciones Internacionales de la Prefectura de Okinawa: «Relaciones Internacionales de la Prefectura de Okinawa» Prefectura de Okinawa, 1991
Keer George H: «The history of an island people» (Okinawa, la historia de sus habitantes) Ediciones Charles Tuttle Cia, 1958
Libra William P: «Okinawa’s Religión» (Religión de Okinawa) Universidad de Hawai, 1966
Fundación Internacional del Banco de Ryukyu: «A Minute Guíde to Okinawa’s Economy» 1991
Nagamine Shoshin: «The essence of Okinawa Karate-Do» (La esencia del Karate-Do de Okinawa) Ediciones Charles Tuttle Cia, 1958
Niijima Masako: «Watakushino Ryukyu ryori» (Mis platos de Ryukyu) Ediciones Librería Shibata, 1983
Asociación Industrial de la Prefecture de Okinawa: » Okinawa» Recopilación 1991
Okinawa Times Cia: «Okinawa bijutsu zenshu» (El arte de Okinawa, obras completas) Ediciones Okinawa Times Cia, 1989
Editorial Naha: «Okinawa bunkazai hyakka» (Enciclopedia de los Tesoros Culturales okinawenses) 1988
Okinawa Times Cia: «Okinawa daihyakka jiten» (Enciclopedia Okinawa) 1983
Hui O Laulima: «Okinawa Cookery and Culture» (Cocina okinawense y su cultura)
Ota Masahide: «La guerra de Okinawa» Editado por Publicaciones Kume Cia, 1975
Sakamaki Shunzo: «A Bibliographical Guide to Okinawan studies» (Guía bibliográfica para el estudio de Okinawa) Universidad de Hawai, 1963
Sakihara Mitsugu: «Omoro Saushi sekai no Okinawa rekishi gaiyo» (Breve historia de los inicios de Okinawa basado en el Omoro Saushi) Libreria Honpo, 1987
Stockton Elizabeth: «Traditions of Tsuboya» (La tradición de Tsuboya) Edición Ryukyu Bunka Cia.
Suzuki Hisao y Sugimura Tsune: «Living Crafts of Okinawa» (Artesanías cotidianas de Okinawa) Weatherhill, 1973
Toma Ichiro: «Okinawa no genio» (Artes de Okinawa) 1981

Prefectura de Okinawa – Octubre de 1992

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.