Hacia dónde vamos

Nippon Den Karate-Do / Tsuchiya Ryu

Oshima Dojo

Misión

  • Practicar karate con pasión, y aplicar lo aprendido en el Dojo a todos los ámbitos de nuestra vida.
  • Preservar el legado de nuestros Maestros, transmitiendo con fidelidad los valores tradicionales del Estilo.
  • Promover la formación integral de personas que contribuyan al bien común de la sociedad.

Visión

  • Aprender Karate-Do como una herencia cultural de Okinawa (Japón) y ser referentes en su transmisión tradicional, fomentando el sentido de pertenencia y el compromiso de todos sus practicantes;
  • Promover la mejora en la condición física como medio para alcanzar un mejor estado psíquico, fomentando la evolución del individuo hacia un sano desarrollo integral de su personalidad;
  • Desarrollar herramientas para dominar situaciones cotidianas de las relaciones sociales, a través de la práctica de esta disciplina basada en técnicas de combate sin armas;
  • Conocer nuestro cuerpo, e incrementar su coordinación y rendimiento a través de la exigencia progresiva y constante;
  • Lograr la autodisciplina mediante prácticas ordenadas y escalonadas;
  • Generar lazos de camaradería entre todos los practicantes, forjando un ambiente donde el objetivo común sea el crecimiento del Dojo, a través de la armonía y colaboración entre todos sus integrantes, concentrando los esfuerzos hacia la realización de un bien común colectivo de mayor trascendencia que el interés individual.-

Valores:

1.- Lealtad: (Semper Fidelis). Asumimos con nuestro karate (Ryu), con nuestros Maestros y con nuestros compañeros de práctica, un generoso compromiso que se afianza en la gratitud por las enseñanzas recibidas, el sentido de pertenencia y las experiencias compartidas dentro y fuera del Dojo.-

2.- Respeto: (Rei). Valoramos, reconocemos y apreciamos a Maestros y Alumnos, fomentando la preservación del ambiente del Dojo, concibiéndolo como un camino de superación personal tanto para el karate, cuanto para los distintos espacios de inserción comunitaria de los individuos que lo integran.-

3.- Humildad: (Onegaishimasu). Aceptamos que el proceso de aprendizaje se extiende a toda la vida, e involucra a Maestros y Alumnos en igual medida, como partes fundamentales. El Maestro enseña con paciencia y sin jactancia todo lo que el Alumno necesita saber; y éste se dispone a recibir esa enseñanza con mentalidad abierta y flexible. Sabemos que aceptar nuestras limitaciones y debilidades, nos permite avanzar en el camino de nuestro crecimiento invidual y colectivo.-

4.- Perseverancia: (Hisashiki No Taeru). Persistimos firmemente en nuestra convicción de seguir adelante, y salir airosos de los desafíos que nos plantea la práctica. Incentivamos con energía la firmeza y constancia en el entrenamiento como medio de superación personal.-

5.- Confianza: (Shinrai). Creemos firmemente en las enseñanzas de nuestros Maestros, y en los consejos de nuestros Sempai. Valoramos la experiencia que han acumulado a lo largo de los años y sabemos que esta actitud nos lleva a evolucionar individualmente y fomenta el crecimiento del grupo.-

Oshima Dojo – ©2022

compromiso con la transmisión tradicional del karate

error: contenido protegido