Agosto en Oshima Dojo

La práctica de nuestro karate, sigue adelante a pesar de la pandemia.-

A través de las herramientas virtuales de comunicación (zoom y google meet) durante todo el mes de agosto continuamos practicando nuestro arte marcial.-

Los días miércoles,  pudimos avanzar en el estudio de bunkai kumité de la katá fundamental de nuestro estilo: Naifanchi Shodan. En sucesivos encuentros Taborda Sensei fue desarrollando las distintas secuencias que integran la práctica integral de katá, tanto en la segunda etapa de la ejecución, cuanto en la combinación de bunkai que lo integran, correspondientes al katá de shité y de waki.-

También, aprovechando la modalidad de estos encuentros virtuales, recibimos las correcciones de Sensei, y pudimos hacer preguntas sobre distintos aspectos de la ejecución de las combinaciones según las variaciones de distancia y posiciones relativas de shité y waki.-

Asimismo, tuvimos la ocasión de repasar en las distintas clases una sucesión integral de técnicas de piernas guiados por Nicolás Taborda (5° Dan), una completa secuencia de técnicas básicas, conducidos por Rodolfo Manganiello (5° Dan), y una serie relacionada de ejercicios orientados a los desplazamientos en yoriashi y taisabaki dirigidos por Héctor Muramatsu (5° Dan).-

Hacia el final del mes, comenzamos el estudio integral de la katá Pinan Sandan. Taborda Sensei fue el encargado de guiarnos en la práctica de motogatá, katá inversa, kozo katá y el comienzo de los distintos bunkai kumité, correspondientes a la tercer katá pinan.-

Por su parte, cada viernes, tuvieron lugar dos encuentros. El primero dedicado a los niños, que continuaron incorporando los conocimientos básicos sobre los que construirán su práctica: técnicas básicas, posiciones, giros, y las primeras combinaciones de técnicas; ten no katá y katá de ejercicio happo gueri.-

En el segundo, se llevó adelante un repaso de la práctica de los días miércoles, para afianzar los conocimientos incorporados.-

Sabemos que karate necesita de la práctica individual, y de la práctica grupal en el dojo. También sabemos que no se puede aprender mirando videos o libros, y que el único camino para avanzar es la práctica.-

Con todo, en este contexto impuesto por la necesidad y los cuidados inherentes al aislamiento dispuesto por las autoridades, estos encuentros son una herramienta útil para mantener el contacto con nuestro Sensei, con nuestros Sempai y compañeros de práctica; y constituyen un modo de mantenernos unidos como dojo, perseverando en el legado de Oshima Sensei que siempre alentó a sus discípulos a sentir, pensar y practicar karate, cualquiera fueran las circunstancias.-

Así aprovechamos el tiempo y acortamos la espera hasta volvernos a encontrarnos en nuestra casa, el Oshima Dojo.-

Oshima Dojo – © 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.